Archive for the 'bricolage' Category

Intento de robo de mi moto

Tras regresar de un divertido fin de semana de Halloween, descubro que han intentado robar mi moto. Al aparcar mi coche en el la plaza de garaje, por casulidad me doy cuenta que en la moto hay una manguera de cables sobresaliendo bajo el deposito y que han hecho una  maraña empalmando todos los cables.
Tras un cabreo monumental y haber maldecido a los desconocidos autores, me decido a tratar de reparar el mal. Me pasé un buen rato re-empalmando los cables y aislándolos uno a uno con cinta. Tras esta reparación de urgencia, intento arrancar la moto, pero no daba ni señal de batería.
Ya pensaba que no podría hacer nada y me tocaba ir al taller, con el consiguiente gasto de tiempo y de dinero, cuando pienso, “al empalmar todos los cables entre si, se provocarían cortocircuitos y para eso están los fusibles”. Reviso los fusibles y, efectivamente, varios de ellos estaban fundidos. Rebuscando fusibles en mi cohe y entre los vecinos, al final conseguí los que necesitaba. Tras cambiarlos todos y sin muchas esperanzas, le di a la llave, y sorpresa, se encendieron las luces de la moto. Así que pulse al botón de arranque y ¡¡Voila!!, la moto arrancó a la primera.
Tras comprobar todas las luces, únicamente detecto que me falla la luz de posición trasera (la luz trasera en posición de carretera si funciona). Tendré que revisar los empalmes de nuevo, ojala sea la bombilla. Como ya era tarde decidí dejarlo para otro día. A ver si al no estar tan rabioso y mas relajado encuentro el problema.
En fin, esta vez no se la han llevado, por suerte estaba el cepo puesto y no eran demasiado inteligentes (por decir algo y no poner  los calificativos que salieron de mi boca al ver el estropicio),  pero el disgusto no me lo quita nadie.
Anuncios

Intento de robo de mi moto

Tras regresar de un divertido fin de semana de Halloween, descubro que han intentado robar mi moto. Al aparcar mi coche en el la plaza de garaje, por casulidad me doy cuenta que en la moto hay una manguera de cables sobresaliendo bajo el deposito y que han hecho una  maraña empalmando todos los cables.
Tras un cabreo monumental y haber maldecido a los desconocidos autores, me decido a tratar de reparar el mal. Me pasé un buen rato re-empalmando los cables y aislándolos uno a uno con cinta. Tras esta reparación de urgencia, intento arrancar la moto, pero no daba ni señal de batería.
Ya pensaba que no podría hacer nada y me tocaba ir al taller, con el consiguiente gasto de tiempo y de dinero, cuando pienso, “al empalmar todos los cables entre si, se provocarían cortocircuitos y para eso están los fusibles”. Reviso los fusibles y, efectivamente, varios de ellos estaban fundidos. Rebuscando fusibles en mi cohe y entre los vecinos, al final conseguí los que necesitaba. Tras cambiarlos todos y sin muchas esperanzas, le di a la llave, y sorpresa, se encendieron las luces de la moto. Así que pulse al botón de arranque y ¡¡Voila!!, la moto arrancó a la primera.
Tras comprobar todas las luces, únicamente detecto que me falla la luz de posición trasera (la luz trasera en posición de carretera si funciona). Tendré que revisar los empalmes de nuevo, ojala sea la bombilla. Como ya era tarde decidí dejarlo para otro día. A ver si al no estar tan rabioso y mas relajado encuentro el problema.
En fin, esta vez no se la han llevado, por suerte estaba el cepo puesto y no eran demasiado inteligentes (por decir algo y no poner  los calificativos que salieron de mi boca al ver el estropicio),  pero el disgusto no me lo quita nadie.

El Jamonero

Pues tal y como os prometí en la entrada sobre “El jámon hace familia”  os pongo la foto del jamón colocado en el jamonero que yo mismo construí. Como podéis ver, suelo acompañar las virutas de jamón con unos trocitos de queso curado de oveja y un vasito de vino tinto.

Hay un detalle que algún día mejoraré de este jamonero, es la sujeción inferior del jamón. Ahora mismo son dos escuadras metálicas (queda bastante feo), pero quiero poner un tornillo pasante desde la parte inferior de unos 8mm de grosor con un poco de punta para que se clave el jamón. La sujeción de la parte superior queda fuerte anudando con el cordón que traía el jamón, no sé si cambiarlo.

El Jamonero

Pues tal y como os prometí en la entrada sobre “El jámon hace familia”  os pongo la foto del jamón colocado en el jamonero que yo mismo construí. Como podéis ver, suelo acompañar las virutas de jamón con unos trocitos de queso curado de oveja y un vasito de vino tinto.

Hay un detalle que algún día mejoraré de este jamonero, es la sujeción inferior del jamón. Ahora mismo son dos escuadras metálicas (queda bastante feo), pero quiero poner un tornillo pasante desde la parte inferior de unos 8mm de grosor con un poco de punta para que se clave el jamón. La sujeción de la parte superior queda fuerte anudando con el cordón que traía el jamón, no sé si cambiarlo.

El jamón hace familia

Nunca me he atrevido a comprar un jamón entero para el consumo en casa, siempre lo he comprado en la charcuteria/supermercado cortado en lonchas, pero estas fiestas navideñas me regalaron un jamón. (Por cierto, muchas gracias a quien me lo regaló; si alguien más se anima que no lo dude ;-)).

Como hemos pasado las fiestas en Caudiel,  pues allí que me fuí cargado con el jamón.

Mi primer problema fue que no tenía jamonero. Resulta muy difícil, por no decir imposible, cortar jamón sin que esté bien sujeto. Así que aproveché para hacer un poco de bricolaje. Con unas maderas, unos tornillos y un poco de maña construí un soporte para el jamón. No es un jamonero profesional, pero ha hecho su papel. (En cuanto tenga un rato os pongo una foto, la que hay ahora la encontré en internet).
Otro utensilio especialmente necesario es un cuchillo bien afilado. En este caso opté por comprar uno en una ferretería de Segorbe.
Ya solo tuve que poner el jamonero improvisado en la cocina y colocar el jamón sobre él para comenzar ha sacarle las lonchas. Además de disfrutar con esta “faena”, ha sido el punto de reunión de la familia. Cada vez que me ponía a cortar jamón, por allí que aparecían alguno de mis hijos o mi mujer para decirme (“cortame un trozo largo”, “quiero una cortada gorda”, “cortame unos taquitos”).

Hemos disfrutado del jamón y os aseguro que repetiré.

El jamón hace familia

Nunca me he atrevido a comprar un jamón entero para el consumo en casa, siempre lo he comprado en la charcuteria/supermercado cortado en lonchas, pero estas fiestas navideñas me regalaron un jamón. (Por cierto, muchas gracias a quien me lo regaló; si alguien más se anima que no lo dude ;-)).

Como hemos pasado las fiestas en Caudiel,  pues allí que me fuí cargado con el jamón.

Mi primer problema fue que no tenía jamonero. Resulta muy difícil, por no decir imposible, cortar jamón sin que esté bien sujeto. Así que aproveché para hacer un poco de bricolaje. Con unas maderas, unos tornillos y un poco de maña construí un soporte para el jamón. No es un jamonero profesional, pero ha hecho su papel. (En cuanto tenga un rato os pongo una foto, la que hay ahora la encontré en internet).
Otro utensilio especialmente necesario es un cuchillo bien afilado. En este caso opté por comprar uno en una ferretería de Segorbe.
Ya solo tuve que poner el jamonero improvisado en la cocina y colocar el jamón sobre él para comenzar ha sacarle las lonchas. Además de disfrutar con esta “faena”, ha sido el punto de reunión de la familia. Cada vez que me ponía a cortar jamón, por allí que aparecían alguno de mis hijos o mi mujer para decirme (“cortame un trozo largo”, “quiero una cortada gorda”, “cortame unos taquitos”).

Hemos disfrutado del jamón y os aseguro que repetiré.

El jamón hace familia

Nunca me he atrevido a comprar un jamón entero para el consumo en casa, siempre lo he comprado en la charcuteria/supermercado cortado en lonchas, pero estas fiestas navideñas me regalaron un jamón. (Por cierto, muchas gracias a quien me lo regaló; si alguien más se anima que no lo dude ;-)).

Como hemos pasado las fiestas en Caudiel,  pues allí que me fuí cargado con el jamón.

Mi primer problema fue que no tenía jamonero. Resulta muy difícil, por no decir imposible, cortar jamón sin que esté bien sujeto. Así que aproveché para hacer un poco de bricolaje. Con unas maderas, unos tornillos y un poco de maña construí un soporte para el jamón. No es un jamonero profesional, pero ha hecho su papel. (En cuanto tenga un rato os pongo una foto, la que hay ahora la encontré en internet).
Otro utensilio especialmente necesario es un cuchillo bien afilado. En este caso opté por comprar uno en una ferretería de Segorbe.
Ya solo tuve que poner el jamonero improvisado en la cocina y colocar el jamón sobre él para comenzar ha sacarle las lonchas. Además de disfrutar con esta “faena”, ha sido el punto de reunión de la familia. Cada vez que me ponía a cortar jamón, por allí que aparecían alguno de mis hijos o mi mujer para decirme (“cortame un trozo largo”, “quiero una cortada gorda”, “cortame unos taquitos”).

Hemos disfrutado del jamón y os aseguro que repetiré.


Calendario

julio 2018
L M X J V S D
« Dic    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

RSS Cosas que Leo

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Estadísticas

  • 4,232 hits
Anuncios